Tumblelog by Soup.io
Newer posts are loading.
You are at the newest post.
Click here to check if anything new just came in.

July 10 2011

22:11

La ilusión del liderazgo a un click de distancia

Con frecuencia, al comenzar mi trabajo con un grupo de ejecutivos en el desarrollo de sus competencias de liderazgo, me encuentro con sus deseos de mejoras rápidas, con anhelos de cambios que, según ellos, deberían provenir de las figuras de máxima autoridad, con fantasías vinculadas a la incorporación casi automática de nuevas perspectivas y habilidades de conducción, con solicitudes de tips que funcionen en forma inmediata, con expectativas de que les provea de fórmulas cuasi mágicas que al aplicarlas a su realidad cotidiana todo funcionaría mejor…

Sin embargo, desconozco la manera de lograr mejoras sin asumir costo alguno. En general, el funcionamiento de un sistema empeora antes de mejorar, así como la optimización del funcionamiento del sistema en su conjunto implica la suboptimización de alguno de sus componentes.

Pero es natural que muchos deseen que las cosas mejoren sin estar dispuestos a salir de sus zonas de comodidad, sin percatarse del precio emocional y de tiempo, de los riesgos, del esfuerzo, dedicación, exposición al ridículo, torpeza, resiliencia, temores, dudas… que en general implica todo proceso de liderazgo, aprendizaje y cambio adaptativo.

Para fijar esta idea, comparto la siguiente historia de liderazgo que encontré en el libro Liderazgo sin límites (Leadership on the line) de Heiftetz y Linsky. La historia es una modificación de Sousan Abadian de “From Wasteland to Homeland: Trauma and the Renewal of Indigenous Communities in North América, publicada en la tesis doctoral que presentó en 1999 en la Universidad de Harvard. Los nombres fueron cambiados para mantener la confidencialidad. Es un poco extenso, pero no dudo que te será grata y valiosa la lectura.

Maggie Brooke se crió en una pequeña reserva indígena norteamericana en la cual casi todos los que eran mayores de 12 años bebían alcohol. Tras dejar la bebida con ventitantos, pasó más de una década conduciendo a su pueblo hacia la salud y sobriedad. Ahora, a los 40 años, como anciana de su tribu y abuela, Maggie recibe en su hogar un flujo incesante de visitantes durante toda la jornada. Una tarde le contó a uno de ellos la historia de Lois, la mujer que la inspiró para intentar hacer algo sobre la dependencia del alcohol entre su gente:

“Hace veinte años solía trabajar de niñera para Lois, que vivía en una zona vecina dentro de nuestra tribu. Una vez por semana caminaba unos kilómetros hasta su comunidad y cuidaba de los hijos de Lois. Pero después de dos meses empecé a preguntarme qué podría estar haciendo Lois cada martes por la noche. Entonces, en esas aldeas no había mucho que hacer. De modo que una tarde, después de que Lois se fuese, vestí a los niños y fuimos a la choza para averiguar lo que estaba haciendo. Miramos en la tienda a través de una ventana y vimos un círculo de sillas, todo perfectamente organizado, con Lois sentada en una silla completamente sola. Los asientos del círculo estaban vacíos.

Sentí una gran curiosidad, ¿sabe?. Por eso, cuando Lois volvió a su hogar esa noche, le pregunté: “Lois, ¿qué haces cada martes por la noche?”. Y ella respondió: “Creía que te lo había dicho hace semanas; he asistido a varias reuniones de AA (Alcohólicos Anónimos)”. Volví a preguntarle: “¿Qué significa que has asistido a reuniones? Esta noche pasé por allí con los niños y miré a través de la ventana. Te vi sentada en ese círculo de sillas y completamente sola”.

Lois parecía tranquila. “No estaba sola”, dijo. “Estaba allí con los espíritus y los ancestros; y un día nuestra gente vendrá.”

Lois nunca renunció. “Cada semana colocaba esas sillas en un círculo y durante dos horas simplemente se sentaba allí.

Durante mucho tiempo nadie acudió a esas reuniones, e incluso después de tres años sólo había unas pocas personas en la tienda. Pero diez años más tarde el lugar estaba repleto de gente. La comunidad empezó a transformarse. Las personas empezaron a apartarse del alcohol. Me sentí tan inspirada por Lois que ya no podía sentarme y ver cómo nos envenenábamos.”

Lois y después Maggie dejaron la bebida, y luego desafiaron a sus amigos, familiares y vecinos a cambiar y renovar sus vidas. Liderar estas comunidades requería un extraordinario examen de conciencia, perseverancia y coraje. En su historia nativa abundaban los líderes y algunos de ellos, con buena fe, habían obligado a las tribus a renunciar a sus costumbres familiares y fiables, y ahora a estas comunidades se les pedía cambiar nuevamente, sin razones para pensar que las cosas llegarían a ser mucho mejores.

Lois y Maggie estaban pidiendo a la gente que afrontara el cambio que discurre desde el estremecedor consuelo del alcohol y el gran esfuerzo de renovar sus vidas diariamente. No habría progreso hasta que dejaran atrás su dependencia del alcohol. Pero a la tribu le resultaba extremadamente difícil renunciar a su estilo de vida, especialmente por una idea intangible acerca de su futuro. Se habían opuesto antes cuando otros les habían obligado a cambiar sus estilos de vida, y combatieron a Lois y Maggie.

Las dos mujeres fueron ridiculizadas y marginadas. Pasaron años sintiéndose fuera de lugar en sus propias comunidades, mal recibidas en las reuniones y encuentros donde fluía el alcohol, tan excluidas que incluso las fiestas llegaron a ser acontecimientos tristes y solitarios para ellas. De hecho, durante mucho tiempo pasaron los fines de semana fuera de la reserva para así encontrar personas con quienes poder hablar. Se habían arriesgado y también arriesgaron sus relaciones con los vecinos, los amigos y la familia. Finalmente, tuvieron éxito y sobrevivieron. Pero durante mucho tiempo no imaginaron que lo tendrían. Pudieron haberlo perdido todo.

Así que si quieres ser líder, entonces asume el costo que esto implica y persevera, que tal vez, luego de invertir algunos años de dedicación continua, de avances y retrocesos, de dudas y tentaciones, logres tu cometido…

Te dejo un abrazo y espero tus comentarios.

Selección realizada por Andrés Ubierna

EmailLinkedInDeliciousPingNewsVineStumbleUponMeneameBlipPlaxo PulseGoogle ReaderFriendFeedShare

June 29 2011

22:11

Cómo “fertilizar” nuestras vidas

Cuando nos encontramos ante una situación insatisfactoria, ya sea porque no logramos la expectativa que teníamos con cierto resultado, o porque una conversación produjo efectos no desados en el vínculo o en la imagen pública, o porque acabamos de hacer algo que no respeta los valores con los que queremos vivir… entonces tenemos la oportunidad de procesar esa insatisfacción para aprender algo de ella y así ser más efectivos la próxima vez que enfrentemos circunstancias similares.

Pero el camino más provechoso para lograr mejorar a partir de las insatisfacciones, no pasa por exigirle al mundo o a los otros que cambien. Si alguna vez seguiste este camino, sabrás perefectamente a qué me refiero: No funciona.

El camino que mejor camina, aunque no sea el fácil, pasa por meterse cada cual consigo mismo.

No tengo recetas ni fórmulas seguras (no creo que existan en estos temas), pero te propongo seguir algunas líneas reflexivas y sugerencias, simples intelectualmente pero difíciles de practicar. Tal vez te habiliten el procesamiento de las insatisfacciones presentes para aprender algo de ellas, y sacar de los errores de hoy ricos tesoros para mañana .

  • Observar la situación como un desafío, una oportunidad de aprendizaje y crecimiento, y asumir dicha actitud frente a ella.
  • Comprometerse con un objetivo positivo de aprendizaje claro: ¿Qué quiero aprender gracias a esta situación insatisfactoria?
  • Preguntarse:
    • “¿Cómo estoy contribuyendo a que esto suceda?”
      • Con lo que hago, lo que no hago
      • Con el contexto en que lo hago (intención, momento y lugar, emoción…)
      • Con la forma en que lo hago
      • Con la actitud con que lo hago
    • “¿Qué puedo hacer distinto frente a este desafío para ser más efectivo de ahora en más?”

Cuando comenzamos a descubrir que detrás de toda circunstancia insatisfactoria se encuentra una oportunidad de crecimiento, en lugar de exclamar “Oh Shit!!!” ante su presencia, nuestra boca dirá “Oh Fertilizer!!!”, ya que estas dos sustancias no se diferencian en su olor, sino en la forma en que las consideramos, el proceso que les aplicamos y el uso que les damos… (Mis disculpas para aquellos a los que la metáfora les resulte desagradable).

Siempre la vida se encarga de acercarnos suficiente material para que abonemos con él los caminos que tenemos por delante.

¿Qué te parece?

EmailLinkedInDeliciousPingNewsVineStumbleUponMeneameBlipPlaxo PulseGoogle ReaderFriendFeedShare

May 10 2011

22:30

Sobre perros, maestros y coaches

Cuando era adolescente escuché por primera vez esa frase que dice: "Cuando el discípulo está listo, aparece el maestro", y a lo largo de mi vida fue cobrando diferentes significados...

March 14 2011

22:30

Humildad, fe y conciencia… ¿para qué?

“El autoconocimiento nos pone de rodillas y es muy necesario… Si eres humilde, nada te toca, ni las alabanzas ni las desgracias, porque sabes lo que eres. Si te culpan, no te sentirás abatido. Si alguien te llama santo, no te pondrás a ti mismo en un pedestal.” Madre Teresa de Calcuta.

Si el aprendizaje permanente es la única manera de sostener mejoras en escenarios como los que se nos presentan día a día dentro del mundo laboral, entonces una pregunta crucial es ¿cómo infunde el líder el espíritu de aprendizaje en la organización?. La respuesta de los expertos es: invirtiendo en crear y cuidar una plataforma de valores sobre la que se sostengan los procesos humanos y técnicos de quienes operan la empresa. Ahora bien, ¿cuáles son los valores organizacionales que hacen del aprendizaje permanente una realidad?

El Dr. Debashis Chatterjee propone los valores de la humildad, la fe y la conciencia de calidad total, en su libro El Liderazgo Consciente.

Exploremos un poco a cada uno de ellos y tratemos de comprender qué lo lleva a Chatterjee a considerarlos los ingredientes esenciales de un liderazgo generador de una cultura de aprendizaje.

La humildad: El primer paso para el aprendizaje es la humildad. Es el terreno en el que se reconoce los límites propios tanto en las formas de pensamiento como de acción. ¿Cuántas ideas o propuestas son descartadas sin ser consideradas por aquellos que suponen saber que “no va a funcionar”? ¿Cuánta erosión del capital social se produce a partir de la soberbia de quienes creen ser dueños de la verdad? ¿Cuál es el costo económico (además del humano) de darle poder formal en las organizaciones a personas poco humildes?

La fe: Tagore nos dice que “la fe es el pájaro que siente la luz y canta aún cuando el amanecer está a oscuras”. El aprendizaje con frecuencia implica atravesar las noches oscuras de la confusión, el miedo, la ansiedad, la inseguridad, la incompetencia para llegar al amanecer de una nueva capacidad, donde nuevamente experimentamos claridad, seguridad, entusiasmo y competencia. No es posible andar este camino sin fe en que pase lo que pase tenemos en nosotros la capacidad para sacar algo bueno de toda experiencia. Esta fe nos ayuda a vivir el aprendizaje con optimismo esencial.

Conciencia de calidad total: La conciencia de calidad proviene de la calidad de la atención que ponemos en cualquier tarea que nos ocupe. Krishnamurti define el aprendizaje como “el presente activo”. Cuando nuestra atención permanece anclada en el presente, ingresamos en un cierto estado de flujo, donde no experimentamos esfuerzo y accedemos a nuestro talento. En este estado de atención el cuerpo se integra a la mente y esta al corazón. En palabras de Harry Remde: “Este es el objetivo del oficio, que encierra tantas posibilidades. El artesano aprende acerca de sí mismo mientras trabaja. Mientras aprende, el trabajo existe. Comienza a entender, siendo tan dependiente del oficio como éste de él… El corazón da un salto. La cabeza sabe. El cuerpo realiza. Éstos son los tres ingredientes de un oficio.”

Dejanos tus comentarios y abramos un diálogo sobre estas ideas.

Por Andrés Ubierna

March 06 2011

22:30

Muerte empresaria prematura

Hace ya 14 años Arie De Geus reflexionaba sobre la tasa de mortalidad de las empresas exitosas diciendo que la expectativa de vida promedio de una empresa Fortune 500 o equivalente (o sea de una compañía exitosa), es de 40 a 50 años, mientras que la de un ser humano es de 75 años. En ese momento, él explicaba este fenómeno de “mortalidad prematura” diciendo que las compañías mueren porque sus gerentes se focalizan en la actividad económica de producir bienes y servicios, y olvidan que la verdadera naturaleza de sus organizaciones es la de ser esencialmente una comunidad de seres humanos en un contexto ecológico. También afirmaba que el establishment legal, los educadores de negocios y la comunidad financiera, cometen todos el mismo error, que genera a la larga una enorme destrucción de capital y miseria social.

Ahora bien, si parto del supuesto de que nadie se equivoca intencionalmente, entonces este error implica una inconciencia. Si pienso en los gerentes, me animo a decir que los que cometen este error no se percatan de ciertos cambios que ocrren en el contexto en el que operan las organizaciones, cambios que presentan nuevos desafíos para sostener el éxito. Según Arie De Geus muchos gerentes no ven, ni desarrollan una sensibilidad cuidadosa de las señales del cambio en la comunidad y en el planeta. Y sigue su razonamiento con la siguiente pregunta:

“¿Por qué es tan difícil para los gerentes desarrollar o mantener su sensibilidad y fallan en ver las señales de los cambios que vienen por delante?”

Esta es una pregunta bien interesante y el autor encontró 5 respuestas posibles:

  • Teoría 1: Los gerentes son estúpidos.
  • Teoría 2: Podemos ver algo distinto, sólo cuando una crisis abre nuestros ojos.
  • Teoría 3: Podemos ver únicamente aquello que ya hemos experimentado.
  • Teoría 4: No podemos ver lo que emocionalmente nos cuesta ver.
  • Teoría 5: Podemos ver solo aquello que es relevante para la visión de futuro que nos hemos construido previamente.

¿Qué pensás de todo esto? Según tu experiencia laboral, ¿se sigue cometiendo hoy el mismo error que se cometía hace más de 14 años? Si es así, ¿cuál es tu propia explicación?

Por Andrés Ubierna

August 16 2010

22:30

¿Cometen los gerentes los mismos errores hoy que hace 20 años? [Notas destacadas]

Hay un stock enorme de buenas ideas y conocimiento disponible con muchos años de antigüedad, y cuyo valor sigue vigente. Si estas ideas simples fuesen hoy prácticas habituales ¿cuánto sufrimiento y dinero nos habríamos ahorrado?

Perdido en su biblioteca, Pablo Staffolani encontró este libro de W. Steven Brown, Los 13 errores fatales en los que incurren los gerentes, que lleva escrito más de 20 años. No deja de sorprenderme que, como verás al leer la lista,  la mayor parte de estas equivocaciones típicas se sigan cometiendo individual y colectivamente, tropezando una y otra vez con la misma piedra, sin aprendizaje a la vista.

Evidentemente no es un problema de información, pues toda la que necesitamos para mejorar el gerenciamiento está disponbible… es un problema de aprendizaje, y tal vez de confundir “saber” con “tener información”.

En todo caso la pregunta que me me hago y te hago es: ¿A qué fuerza le damos el poder de robarse nuestra posibilidad de estar mejor, aprender y crecer?

Veamos entonces, siguiendo la propuesta de Brown, mi parafraseo de los errores de management más habituales que cometían los gerentes de hace 20 años

  1. Rehusar responsabilidad.
  2. Fallar en promover el desarrollo de la gente.
  3. Tratar de controlar los resultados en lugar de influir en el pensamiento.
  4. Conformar el equipo inapropiado.
  5. Dirigir a todas las personas de la misma manera.
  6. Olvidar la importancia de generar profit.
  7. Concentrarse en los problemas, más que en los objetivos.
  8. Perder autoridad como jefe creyendo que si se sostiene la autoridad no es posible ser buen compañero.
  9. Dejar de establecer normas.
  10. No coachear a sus reportes.
  11. Tolerar la incompetencia.
  12. Reconocerles los méritos únicamente a los de mejor desempeño.
  13. Tratar de manipular.

¿Qué te parece?

Posteo original, publicado el 9 de mayo de 2009.

Share/Bookmark

July 14 2010

22:30

Coaching | Más allá de la técnica: el arte, la humildad y la fe

Vivo cierta paradoja en relación a la forma de observar a quien me da el permiso de ayudarlo a mejorar en las interacciones de coaching que realizo. Para que mi trabajo resulte efectivo necesito sostener lo que llamo una escucha o mirada estereofónica del cliente. Creo haber escrito sobre esto en otros posteos.

Sostengo ante el cliente una observación que lo considera simultáneamente incompetente operativo y sabio esencial. De esta manera es su propia sabiduría y no la mía, la que convoco a la conversación para que vaya en su ayuda durante su proceso de aprendizaje a resolver su incompetencia. Las técnicas son necesarias pero insuficientes. La presencia de esta clase de atención dual simultánea, no tiene que ver con las técnicas de coaching, sino con el arte del coach, e implica humildad y un acto de fe en el potencial superador que habita en el interior de todo ser humano.

Releyendo Presence: An Exploration of Profound Change in People, Organizations, and Society, encuentro una reflexión interesante sobre el acceso a este campo del potencial creativo que me resuena en relación a lo que te contaba recién en el párrafo anterior. Dicen sus autores:

La clave para lograr niveles más profundos de aprendizaje es que las totalidades [sistemas] vivientes  de las que formamos parte activa no son inherentemente estáticas. Como todo sistema viviente, conservan tanto sus características esenciales para su existencia y también buscan evolucionar. Cuando nos volvemos más conscientes de la dinámica del todo [del sistema en su totalidad], también nos volvemos más conscientes de lo que está emergiendo.

Jonas Salk, el inventor de la vacuna contra la polio, hablaba de aprovechar el “dinamismo”   de despliegue continuo que tiene el universo, y de experimentar su evolución como “un proceso activo que… puedo guiar por las elecciones que realizo”. Creía que esta habilidad le había posibilitado rechazar la sabiduría común y desarrollar una vacuna que había salvado millones de vidas.

Muchos de los emprendedores que entrevistamos habían sido exitosos en crear múltiples negocios y organizaciones. Consistentemente, cada uno de ellos creía que su habilidad emprendedora era una expresión de su capacidad para percatarse de una realidad emergente y actuar en armonía con ella. Como lo puso en palabras W. Brian Arthur, un famoso economista del Santa Fe Institute: “Cada innovación profunda se basa en sumergirse en un viaje interno, llegando a un lugar más profundo donde el conocimiento sale a la superficie”.

Este viaje interno de descubrimiento yace en el corazón de toda creatividad, tanto en las artes, en los negocios, o en la ciencias. Muchos científicos e inventores, como artistas y emprendedores, viven en un estado paradójico de enorme confianza -sabiendo que sus elecciones y acciones realmente importan- y profunda humildad – sintiéndose guiados por fuerzas que los trascienden. Su tarea es “liberar la mano del mármol que la mantiene prisionera,” como lo expresaba Miguel Angel. Saben que sus acciones son vitales para realizar su cometido, pero también sabe que hay una mano que “necesita ser liberada”.

Share/Bookmark

July 11 2010

22:30

Modelos mentales | Cómo enfrentas la adversidad

Algunos se esfuerzan, poniendo en ello sus vidas, por demostrar al mundo lo bueno y maravillosos que son, ocultando sus faltas y asumiendo la mentalidad del sabelotodo.

Algunos hacen esto incluso conscientes de su incompetencia e ignorancia, y otros, creyéndose su propio engaño, llegan también a emitir floridos discursos en los que se escuchan palabras cosméticas y sin substancia, con las que se declaran eternos aprendices, sin percatarse de la incoherencia que existe entre el canal del audio y el del video.

Me pregunto por qué, la gran mayoría de nosotros fuimos parte alguna vez (y a veces lo seguimos siendo) de este juego desgastante. Y con esta pregunta en mente me sumergí en la lectura de Mindset, The New Psychology of Success, donde Carol Dweck vuelca el producto de 20 años de investigaciones sobre la forma en la que las personas enfrentamos las equivocaciones, los errores, los problemas, las dificultades. Aquí van algunas pistas.

Dweck encontró dos sistemas básicos de mentalidad que impregnan la manera en que vivimos y que tienen sus raíces en creencias sobre nosotros mismos que afectan la manera en que manejamos nuestras vidas. Estas creencias determinan nuestra capacidad para convertirnos en mejores personas y para alcanzar las cosas que valoramos. ¿Una simple creencia tiene el poder de transformar nuestra psicología, y por ende, nuestra vida? ¿Cómo esto es posible?

Unos creen que sus cualidades están escupidas en piedra. Qué nacen con una cierta cantidad de inteligencia, con una cierta personalidad y con un cierto carácter moral.  Estos tienen que probar siempre que son aptos, ya no pueden vivir sintiéndose deficientes en la mayor parte de estas características básicas.

Algunos de nosotros nos entrenamos en esta mentalidad desde pequeños, y nuestros padres y sistemas educativos nos regaron constantemente con mensajes que alimentaron esta creencia, que somos un producto terminado con ciertas características de calidad fijas e inmutables: aptos o ineptos, inteligentes o tontitos, voluntariosos o vagos, físicamente ágiles o torpes.

Veo a muchas personas con este objetivo agotador de probarse a sí mismas (en clases, en sus profesiones y en sus relaciones). Toda circunstancia los llama a confirmar si son o no aptos. Ante cada situación se preguntan: ¿Tendré éxito o fallaré? ¿Me considerarán inteligente o estúpido? ¿Seré aceptado o rechazado? ¿Me sentiré ganador o perdedor?

¿No valora nuestra sociedad la inteligencia, la personalidad y el carácter? Sí, pero…

Existe otra mentalidad en la cual estos elementos no están fijos en sus magnitudes, no son las cartas que te tocaron y con las que tendrás que vivir el resto de tu vida. En esta otra mentalidad estos elementos son flexibles y lo que hoy tienes constituye el punto de partida para tu desarrollo y crecimiento. Esta mentalidad del crecimiento se basa en la creencia de que tus cualidades básicas son algo que puedes cultivar mediante tus esfuerzos. Aunque las personas podamos diferenciarnos en los talentos, aptitudes, intereses o  temperamentos iniciales, todos podemos cambiar y crecer mediante la dedicación y la experiencia.

¿Acaso las personas con esta mentalidad creen que cualquiera puede llegar a ser cualquier cosa, que cualquiera puede convertirse en un Einstein o un Beethoven? No, pero creen que toda persona tiene un potencial real desconocido (e inconcebible), el que es imposible develar por anticipado y que puede desplegarse con años de pasión, dedicación y entrenamiento.

Yo no se si las cualidades de una personas son algo que puede cultivarse o que está esculpido en la piedra. Me interesa poco saber cuál es la verdad en esta cuestión. Lo que sí me importa es que reflexionemos sobre cuál de estas dos mentalidades es mejor para nosotros. ¿Cuales son las consecuencias de pensar de una manera o de otra?

Ahora, presentado este tema, te invito a que dejes en los comentarios cualquier cosa que haya surgido en tu cabecita, y si te animas, comparte también qué ejemplos conoces que tengan la mentalidad de estar siendo personas en proceso de auto creación y no de ser simplemente productos terminados.

Share/Bookmark

June 21 2010

22:30

El fertilizante en el espejo [Notas destacadas]

¿Cómo aprovechamos nuestras insatisfacciones para mejorar?

Cuando nos encontramos ante una situación insatisfactoria, ya sea porque no logramos la expectativa que teníamos con cierto resultado, o porque una conversación produjo efectos no desados en el vínculo o en la imagen pública, o porque acabamos de hacer algo que no respeta los valores con los que queremos vivir… entonces tenemos la oportunidad de procesar esta insatisfacción para aprender algo de ella y así ser más efectivos la próxima vez que enfrentemos circunstancias similares.

Pero el camino más provechoso para lograr mejorar a partir de las insatisfacciones, no pasa por exigirle al mundo o a los otros que cambien. Si alguna vez seguiste este camino, sabrás perefectamente a qué me refiero: No funciona.

El camino que mejor camina, aunque no sea el fácil, pasa por meterse cada cual consigo mismo.

No tengo recetas ni fórmulas seguras (no creo que existan en estos temas), pero te propongo seguir algunas líneas reflexivas y sugerencias, simples intelectualmente pero difíciles de practicar. Tal vez te habiliten el procesamiento de las insatisfacciones presentes para aprender algo de ellas, y sacar de los errores de hoy ricos tesoros para mañana .

  • Observar la situación como un desafío, una oportunidad de aprendizaje y crecimiento, y asumir dicha actitud.
  • Comprometerse con un objetivo positivo de aprendizaje claro: ¿Qué quiero aprender gracias a esta situación insatisfactoria?
  • Preguntarse:
    • “¿Cómo estoy contribuyendo a que esto suceda?”
      • Con lo que hago, lo que no hago
      • Con el contexto en que lo hago (intención, momento y lugar, emoción…)
      • Con la forma en que lo hago
      • Con la actitud con que lo hago
    • “¿Qué puedo hacer distinto frente a este desafío para ser más efectivo de ahora en más?”

Cuando comenzamos a descubrir que detrás de toda circunstancia insatisfactoria se encuentra una oportunidad de crecimiento, en lugar de exclamar “Oh Shit!!!” ante su presencia, nuestra boca dirá “Oh Fertilizer!!!”, ya que estas dos sustancias no se diferencian en su olor, sino en la forma en que las consideramos, el proceso que les aplicamos y el uso que les damos…

Siempre la vida se encarga de acercarnos suficiente material para que abonemos con él los caminos que tenemos por delante.

¿Qué te parece?

Nota publicada originalmente en Puerto Managers con el título: Procesando la insatisfacción

Older posts are this way If this message doesn't go away, click anywhere on the page to continue loading posts.
Could not load more posts
Maybe Soup is currently being updated? I'll try again automatically in a few seconds...
Just a second, loading more posts...
You've reached the end.

Don't be the product, buy the product!

Schweinderl