Tumblelog by Soup.io
Newer posts are loading.
You are at the newest post.
Click here to check if anything new just came in.

July 20 2011

22:11

Esa niña sonrojada, tensa y con el pecho oprimido

karinaSegún las investigaciones que Daniel Goleman hizo sobre 181 modelos de destrezas utilizados en diversas organizaciones, las dos terceras partes de las competencias consideradas claves para un liderazgo efectivo implicaban habilidades netamente emocionales.

Esta necesidad no se limita al liderazgo ni a las organizaciones, porque la emoción es un fenómeno que ocurre en las personas donde quiera que estén y sea lo que sea que hagan. No podemos separarnos de nuestras emociones, hacerlo es separarnos de la vida.

En simultáneo la educación y el desarrollo de estas habilidades es escaso o nulo en la gran mayoría de las personas.

La combinación de estos dos factores: una altísima criticidad de competencias emocionales y la paupérrima educación emocional, es un camino directo al desastre.

¿Qué estamos haciendo con este desafío y en especial con los niños y su educación emocional?

Hace pocos días me “reencontré” con Carina Tacconi, y luego comencé a explorar sobre su trabajo en la Educación del Ser. Me inspiró (y me llegó al alma), y decidí comenzar a compartir en este espacio algunos de sus pensamientos y sentimientos sobre este tema que se reflejan en su vida y en sus escritos. Aquí va el primero, para que lo leas y sientas y dejes luego tus comentarios:

Educar la emoción, la educación que nos falta.
Una carencia formativa que padecemos todos y que sufren los niños.

Sonrojada, tensa y con el pecho oprimido intentaba
escuchar lo que la maestra quería explicarle.
Era tan gigantesca la inseguridad, la vergüenza,
el miedo que no podía dejar entrar ni una palabra.
Inmóvil empezó a transpirar y temblar, la panza
le dolía mucho, no podía hacer nada con esa
fuerza arrolladora que explotaba en su interior.
Acorralada por lo que sentía y temerosa por
el enojo de la maestra frente a lo que a ella
le pasaba, Clara una niña soñadora, sensible
y creativa, quebró en un llanto desesperado.
Todos la miraban…nadie la comprendía o si pero nadie hablaba.
En ese momento escucho una voz que le preguntó:
“¿se puede saber por qué lloras?… en la escuela no se llora.”

Esta historia puede ser la historia de muchos de nosotros, recuerdos intensos o frágiles nos traen a la memoria aquellos momentos en los que alguien nos enseño a reprimir nuestra emoción, a no escucharla, a silenciarla o anestesiarla. Crecimos creyendo que lo mejor que podíamos hacer con lo que sentíamos era taparlo, retraerlo, oprimirlo, callarlo o disfrazarlo.

El sistema educativo sabe guiarnos en el proceso de aprendizaje que nos lleva a  conquistar nuevas habilidades y destrezas físicas, sociales, intelectuales, tecnológicas pero ignora o desoye la necesidad de educar al cuerpo emocional.

La educación emocional es una deuda pendiente en los colegios y en la sociedad.
Podemos pensar, podemos hacer pero no sabemos que hacer ni como integrar la energía emocional y usarla en beneficio de nosotros mismos y de la humanidad.

De esta ignorancia participa toda la sociedad pero a  la escuela como agente  formativo este vacío  se le hace más evidente.

Sabemos poco sobre la emoción, nos guste o no,  toca reconocer que somos analfabetos emocionales, no fuimos educados emocionalmente y los tiempos que corren nos muestran esta realidad cruda e intensamente. Ataques de ira, tristeza, pánico, encierro, rebeldía, apatía, depresión son solo señales de un corazón abandonado, sin guía, sin cause.

La ignorancia emocional unida a la sobreestimación de las habilidades intelectuales hace que a la emoción se la desoiga, se la reprima, se la critique, con mucha suerte se la deje salir para después terminar con un “no pasa nada”  y a seguir al ruedo.

Pero lo cierto es que pasa, y pasa muy hondo profundo y fuerte y los costos de estos mecanismos hoy más temprano que nunca se empiezan a ver.

Nos toca a nosotros, padres y educadores,  tomar la iniciativa, puesto que la emoción es sobre todo energía vital que nos impulsa a vivir, crear, cuidar y manifestar lo que esencialmente somos.

No hay escuelas y a veces tampoco hogares que sepan educar al cuerpo emocional, un aspecto central de todo ser humano.

Yo fui una de esos tantos niños que sentí que en la escuela no podía Ser. La curiosidad, el impulso vital hacia lo que me gustaba y motivaba era desoído, las injusticias sostenidas por los adultos, el maltrato, la falta de escucha, de libertad para expresarme y manifestar mis talentos, mi modo personal de aprender y mi creatividad no tuvo espacio ni lugar y con esto mi esencia se fue debilitando y rindiendo. Apareció la apatía, la desmotivación y un enojo profundo con el afuera que por un tiempo se tradujo en encierro y rebeldía. El mismo enojo fue el que con su sabiduría me fue regresando a casa, el mensaje más profundo que provenía de él me hizo recuperar la conexión con mi esencia, con mi verdadero yo y de a poco fueron aflorando mis dones y el conocimiento intuitivo que de ese espacio brotaba con una certeza pocas veces vivida.

Se que mi historia es la de muchos que hoy en mi tarea cotidiana acompaño a regresar a casa a niños y grandes por eso también se que es posible cambiar esta realidad y que no es muy difícil hacerlo si hay apertura, sensibilidad y amor.

EmailLinkedInDeliciousPingNewsVineStumbleUponMeneameBlipPlaxo PulseGoogle ReaderFriendFeedShare

June 08 2011

22:30

Salarios e incentivos: ¿Impactan en los resultados?

Muchos creen que la gente trabaja mejor cuanto más se les paga, pero parece que las cosas no funcionan de esta manera. Tampoco lo más importante para crear una empresa sobresaliente son las personas, sino ciertas personas, con determiandos valores, con ciertos talentos y habilidades y actiudes. Esta afirmación parece obvia, pero sin embargo es un aspecto clave y que plantea grandes desafíos en la búsqueda, selección y contratación, y en el diseño de los sistemas de incentivos.

Los salarios e incentivos pueden servir para que esas “ciertas personas” se sumen a nuestro equipo, pero no son la causa de que esas “ciertas personas” decidan poner en acción lo mejor de sí mismas y que así nuestro equipo alcance resultados sobresalientes.

Te invito entonces a que escuches la reflexión que hago en el siguiente video y dejes luego tus comentarios al respecto.

Por Andrés Ubierna

EmailLinkedInDeliciousPingNewsVineStumbleUponMeneameBlipPlaxo PulseGoogle ReaderFriendFeedShare

May 10 2011

22:30

Sobre perros, maestros y coaches

Cuando era adolescente escuché por primera vez esa frase que dice: "Cuando el discípulo está listo, aparece el maestro", y a lo largo de mi vida fue cobrando diferentes significados...

May 02 2011

22:10

February 06 2011

22:30

November 16 2010

22:30

El sarcasmo suele ser devastador

Él era un ingeniero avezado que dirigía un proyecto de desarrollo de software y presentaba al vicepresidente de desarrollo de productos de la empresa el resultado de meses de trabajo junto a su equipo. Los hombres y mujeres que habían trabajado durante varias horas al día, semana tras semana, estaban allí con él, orgullosos de presentar el fruto de su dura tarea. Pero cuando el ingeniero concluyó la presentación, el vicepresidente se volvió hacia él y le preguntó en tono sarcástico: “¿Cuánto tiempo hace que terminó la escuela primaria? Estas especificaciones son ridículas. No tienen la menor posibilidad de ir más allá de mi escritorio”.

El ingeniero, absolutamente incómodo y desalentado, guardó silencio y mostró una expresión taciturna durante el resto de la reunión. Los hombre y mujeres de su equipo hicieron algunas observaciones desganadas -y algunas hostiles- para defender su esfuerzo. El vicepresidente recibió una llamada y la reunión se interrumpió bruscamente, dejando una sensación de amargura e ira.

Durante las dos semanas siguientes, el ingeniero se sintió obsesionado por los comentarios del vicepresidente. Desalentado y deprimido, estaba convencido de que jamás le asignarían otro proyecto de importancia en la compañía, y estaba pensando en reununciar a pesar de que hasta ese momento disfrutaba trabajando allí.

Finalmente, el ingeniero fue a ver al vicepresidente y le recordó la reunión, sus comentarios críticos y el efecto demoralizante que habían tenido. Después planteó cuidadosamente la siguiente pregunta: “Estoy un poco confundido con respecto a lo que usted quiere conseguir. Supongo que no pretendía avergonzarme, simplemente. ¿Tenía alguna otra intención?”.

El vicepresidente quedó atónito. No había notado que su comentario, que había sido hecho al pasar, hubiera tenido un efecto tan desvastador. En realidad, pensaba que el plan de software presentado era prometedor, pero que necesitaba más elaboración. En ningún momento había sido su intención descartarlo como algo inútil. Simplemente no se había dado cuenta, dijo, de lo inadecuada que había sido su reacción, ni había querido herir los sentimientos de nadie. Y, aunque tardíamente, se disculpó.

Fuente: La Inteligencia Emocional, Daniel Goleman

Me encantaría leer tus comentarios sobre este tema del sarcasmo, sus efectos en la tarea, en las relaciones, en el clima laboral, y tus reflexiones sobre cuál pensás que es la razón por la cual, a pesar de ser tan destructivo, sigue estando presente y hasta incluso se lo confunde con la inteligencia.

October 27 2010

23:30

Balance vida-trabajo | El fin del juego de suma cero

En su artículo Work and Life: The End of the Zero-Sum Game, publicado por Harvard Business Review, Stewart D. Friedman, Perry Christensen, Jessica Degroot presentan los resultados de una serie de investigaciones y argumentan a favor de un nuevo enfoque sobre el tema del balance entre vida personal y laboral:

En la perspectiva tradicional, los gerentes deciden cómo deben intersectarse el trabajo y la vida personal de sus empleados y suelen ver los programas de trabajo-vida sólo como acciones de asistencia social. Sin embargo, una nueva raza de gerentes está intentando una nueva táctica, en la cual los gerentes y los empleados colaboran para lograr objetivos laborales y personales para beneficio de todos.

Estos gerentes se guían por tres principios:

  • El primero es informar claramente a sus empleados sobre las prioridades de la organización y estimularlos a ser igualmente claros sobre sus prioridades personales.
  • El segundo es reconocer y apoyar a sus empleados como personas íntegras, no sólo reconociendo sino también celebrando sus roles fuera de la oficina.
  • El tercero es experimentar de manera continua con las formas de hacer el trabajo, buscando enfoques que mejoren el desempeño de la organización y permitan a los empleados lograr sus metas personales.

Los gerentes que actúan según estos principios descubrieron que los conflictos entre las prioridades laborales y personales pueden en realidad convertirse en catalizadores para identificar ineficiencias en el lugar de trabajo. Por ejemplo, un gerente y su equipo encontraron una forma de adaptar la creciente carga de trabajo en su centro de comando de atención las 24hs. mientras simultáneamente concedía al equipo más tiempo libre concentrado.

August 30 2010

22:30

Alta efectividad laboral con espiritualidad y conciencia

Hace un poco más de un año, el periodista Luis Aubele me realizó una entrevista que publicó en su columna A boca de jarro, en La Nación. Hoy volví a leerla y sentí ganas de traerla nuevamente:

“El camino para hacer es ser, dice la tradición que sostenía el sabio Lao Tsé en el siglo VI antes de la era cristiana. Es que no es posible ser mejor manager ni líder de un equipo o una empresa de lo que se es como persona”, explica Andrés Ubierna, ingeniero y especialista en liderazgo personal y organizacional.

“El liderazgo tiene que ver con la conciencia de que somos todos generadores de realidades y no simples espectadores ni víctimas de circunstancias. Sepamos que tenemos la capacidad de influir en el mundo, reconociendo y ejerciendo nuestro rol en el equipo de creadores. Pero acceder a nuestra capacidad de liderar requiere visión, práctica, esfuerzo, reflexión y un alto compromiso con la humanidad y sus valores. Responder preguntas como ¿para qué estoy en el mundo?, ¿cuál es el sentido que quiero darle a mi existencia?, ¿qué clase de persona quiero ser?”, agrega.

“Otro proverbio chino, posiblemente de un autor anónimo anterior a Lao Tsé, aconsejaba: Si quieres un año de prosperidad, cultiva granos; si quieres diez años de prosperidad cultiva árboles; pero si quieres cien años de prosperidad, cultiva gente. Curiosamente, es la respuesta a un tema contemporáneo: ¿qué diferencia a las empresas exitosas, capaces de sostener su alto nivel aun en circunstancias críticas, del resto? La diferencia es el talento de su gente, pero la afirmación de que el ser humano es el principio y fin de toda organización productiva implica además una elección vital tanto para las personas como para las empresas, que en realidad son redes de personas.”

-¿Qué es lo espiritual para usted?

-Llamo espíritu al principio que impulsa la existencia, que inspira y sustenta la vida. Es espiritual toda acción y actividad que favorece la vida, la conexión, la superación y la trascendencia. Desde hace unos 15 años observo una tendencia creciente que parece estar filtrando definitivamente el mundo organizacional: vincular el desarrollo espiritual bien entendido con una mayor capacidad para producir resultados superadores en forma sustentable. El cuidado del ser es un fin en sí mismo, pero cuando quienes persiguen mejorar y tomar decisiones estratégicas se percatan de esta relación causal se abre una inigualable ventana de oportunidades para desactivar grandes cuotas de sufrimiento humano innecesario y perseguir la riqueza material y el avance tecnológico, sin enajenar lo más valioso que tenemos: nosotros mismos.

-¿Puede desarrollarlo un poco más?

–Para mí es muy clara, por observación y experiencia, esta relación sistémica que existe entre intensificar la experiencia de bienestar personal, la capacidad de construir relaciones sólidas y el logro de mejores resultados. Porque si bien en el corto plazo es posible llegar a logros sobresalientes sacrificando mi identidad más profunda y descuidando con mis actos el ámbito de los valores, esta estrategia no puede sostenerse por mucho tiempo, ya que erosiona la estructura básica sobre la que se sostiene todo ser humano, dentro y fuera de las empresas: el ser. Hoy estamos en condiciones de resolver el conflictivo y viejo dilema entre humanidad o efectividad, transformándolo en más humanidad igual a más efectividad. No creo en eso de que para tener tenés que sacrificar el ser ni en que para ser tenés que sacrificar el tener. Tal vez, pensar el ser y el tener como opciones entre las cuales elegir sea una de las razones de fondo de muchos de los serios problemas que tenemos en los niveles personal, colectivo y planetario. Elijo verlos como dos factores de una misma cuenta: el bienestar humano. Pero en este caso el orden de los factores altera el producto.

-¿Puede dar ejemplos de estas prácticas espirituales?

-Hay que advertir que para que estas respuestas se conviertan realmente en prácticas organizacionales y de vida necesitamos cumplir el requisito de estar atentos momento a momento a lo que nos sucede con lo que sucede. Esta atención nos permite tener una mejor capacidad de observación, y esta observación amplificada nos ayuda a actuar con efectividad consciente. La conciencia es determinante a la hora de mejorarme y mejorar. Veamos algunos ejemplos de prácticas espirituales:

  • Explicar los problemas con responsabilidad.
  • Reflexionar sobre lo realizado para ver cómo hacerlo mejor.
  • Encontrar formas positivas de interpretar los hechos.
  • Aprender de los errores.
  • Comunicarme con autenticidad y respeto.
  • Escuchar para entender.
  • Honrar los compromisos.
  • Resolver conflictos en forma colaborativa y creadora.
  • Permanecer equilibrado ante situaciones emocionales turbulentas; pensar positivamente.
  • Relacionarme con empatía.

-¿Qué podemos hacer para desarrollar nuestra atención, nuestra conciencia?

-Creo que la milenaria meditación es la práctica espiritual más efectiva. ¿Qué es meditar? Daré una definición basada en mi experiencia: es estar serenamente atento a lo que sucede en el momento presente. Prestar atención a algo nos permite mejorarlo, y dar nuestra atención es la forma más simple que conozco de dar amor.

Share/Bookmark

August 26 2010

22:30

Cambio cultural | Un ejemplo a considerar

A veces sobran las palabras, al menos las nuestras en este caso… sólo te sugerimos enfáticamente que veas a pantalla completa este video de TED, escuches con atención, te encontrarás con emoción, realización, liderazgo, talento, propósito claro, compromiso, conciencia, valores, logros, diversidad, desarrollo humano, …

Algunas ideas fuerza:

  • Vitalidad, Energía, Entusiasmo y Fuerza y Logros.
  • Convivir íntimamente en ánimo de perfección y en afán de excelencia, en una estricta disciplina de coordinación y organización para buscar la armónica interdependencia entre “voces” e “instrumentos”.
    • Así se forma un espíritu solidario y fraterno.
    • Se desarrolla su autoestima.
    • Y se cultivan los valores éticos y estéticos.
    • El sentido de responsabilidad, de compromiso, de generosidad, de entrega a los demás.
    • De la contribución individual para el logro de inmensos objetivos colectivos.
  • Lo más miserable, lo más trágico de la pobreza no es la falta de pan y de techo, es el sentirse nadie, el no ser nadie, el carecer de identidad, el carecer de estima pública, el ser ignorado.
  • La orquesta como creadora de cultura, fuente de intercambios de nuevos significados.
  • La misma riqueza espiritual que viene de la música y por la música, termina por vencer la pobreza material.

Por Víctor Raiban y Andrés Ubierna.

Share/Bookmark

August 25 2010

22:30

Por qué invertir en liderazgo | Business case

Hoy quiero mostrarte una presentación sobre la que trabajé el año pasado y en la que verás un business case de desarrollo del liderazgo.

Por si no conocés el término, te cuento que el objetivo de un business case es “aportar la motivación necesaria para iniciar un proyecto o tarea. A menudo se presenta en un documento escrito y bien estructurado, pero algunas veces también puede venir en forma de un argumento verbal resumido o en una presentación”, como es este caso. La calve es reflejar “la lógica de un modelo de negocios, o sea que, toda inversión de recursos o esfuerzo dentro de una compañía debe servir de apoyo a una necesidad de negocio específica”.

Encuentro con frecuencia, en las áreas de recursos humanos, el deseo de contar con argumentos consistentes para presentar con efectivifdad algún racional sobre el desarrollo de liderazgo que permita pensarlo como una inversión de negocios con implicancia estratégica. Al satisfacer esta inquietud consiguen ser escuchados con interés (y la inversión validada) por sus interlocutores internos acostumbrados a pensar el negocio en términos más “duros”.

Hay muchísimas formas de atender este deseo. Aquí va una de ellas, simple, breve y contundente, basada principalmente en estructurar el sentido común y mostrar investigaciones serias con datos concretos que fundamentan el vínculo liderazgo – negocio. En este caso empleo lo que encontré en el Leadership Develpment Centre de Australia.  Espero entonces me cuentes si lográs verle alguna utilidad a esta forma de presentar lo que para muchos resulta obvio, y que otros resisten. [Te sugiero la pantalla completa, y si lo que ves no que te sirve, al menos tendrás la oportunidad de revisarlo disfrutando un muy buen tema musical... (al menos para mí).]

Share/Bookmark

Older posts are this way If this message doesn't go away, click anywhere on the page to continue loading posts.
Could not load more posts
Maybe Soup is currently being updated? I'll try again automatically in a few seconds...
Just a second, loading more posts...
You've reached the end.

Don't be the product, buy the product!

Schweinderl